Exiliado por el gobierno mexicano a Cura de Ocotlán, Sr. Cura Nacho

El Sr. Cura Don José Ignacio Gutiérrez de la Torre nació el 31 de Julio de 1903 en San Miguel el Alto, Jalisco. Desde corta edad inicio sus estudios en el Seminario de Guadalajara, del que fue expulsado en dos ocasiones junto a sus compañeros por el gobierno anticlerical de Obregón y Calles que en ese tiempo comenzaban la persecución oficial contra los católicos en México.

 

Para continuar sus estudios partió a la ciudad de Roma, en donde fue ordenado sacerdote el 7 de abril de 1928 en la Basílica de San Juan de Letrán, de manos del Sr. Cardenal Basilio Pompilj. En 1929 recibió el doctorado en teología por la Pontificia Universidad Gregoriana.

 

Su primer destino sacerdotal fue como vicario parroquial de Cuquío Jalisco, más tarde en 1932 por disposición del arzobispo Orozco y Jiménez fue enviado a la diócesis de Colima, específicamente como párroco de Zapotitlán, sede vacante por el cruel secuestro y asesinato del Sr. Cura Guadalupe Michel, lugar en donde el Sr. Cura Ignacio no se salvó de las amenazas, pero con la ayuda de Dios cumplió con valentía su ministerio.  Una vez calmada la situación en Colima, en el año de1935 regresó a Cuquío, como párroco.

 

En 1949 fue nombrado párroco de Ocotlán, lugar donde dejó una gran huella. Fue participe de la transformación del pueblo en una ciudad industrial, en donde legó el Santuario de Guadalupe, del que dirigió la construcción de la nave central, torres, cúpula y anexos, como también alentó la construcción del templo de San José; en la obra social dirigió la construcción e institución de la Cruz Roja en Ocotlán y el Hospital San Vicente. Indemnizo a los propietarios de las cuadritas demolidas que se ubicaban en la plaza principal. En la educación colaboró en la construcción y formalización del Colegio Colón, Colegio España y Escuela Hogar.

 

Alentó la creación de las parroquias de San José, San Antonio, San Pedro y Cuitzeo. En el lado espiritual fortaleció las cofradías y las asociaciones, como la adoración al Santísimo Sacramento a través de los Congresos Eucarísticos en la ciudad. También fomento la devoción al Señor de la Misericordia de Ocotlán logrando enviar una réplica del Cristo a Ecuador, así como apoyar en la construcción del primer templo fuera de Ocotlán dedicado al Señor de la Misericordia en su querido San Miguel el Alto con la ayuda del Padre Manuel Flores. Su amor por la Virgen Santísima logro que Nuestra Señora de Ocotlán fuera coronada como patrona de la ciudad, además inicio las tradicionales peregrinaciones a San Juan de los Lagos que hasta la fecha se realizan en el mes de noviembre.

 

En 1971 fue nombrado párroco de Arandas. En 1975 fue designado como primer Vicario General de la Diócesis de San Juan, posteriormente Canónigo y Deán de la Basílica de San Juan de los Lagos en donde se empeñó por ofrecerles acogida a los peregrinos. Paso sus últimos años en San Miguel el Alto.

 

 

En su querido San Juan de los Lagos, a semanas de haber celebrado sus 75 años de sacerdocio y a días de cumplir cien años de vida, parte a la casa del Creador el 24 de junio de 2003, fiesta de San Juan.

 

Sistema Informativo del Prodigio de Ocotlán