La fiesta a Nuestra Señora de Ocotlán

La advocación a Nuestra Señora de Ocotlán proviene de la entronización de la Imagen de la Purísima Concepción a estas tierras por parte de Fray Antonio de Segovia y los frailes franciscanos que evangelizaron la región en 1530 y la nombraron como patrona de Ocotlán.

 

La tradición específica que esta pequeña escultura de la Virgen María fue elaborada en los talleres de los hermanos de la Cerda en Pátzcuaro Michoacán, pues ellos fabricaron gran cantidad de imágenes de María que hoy en día se les veneran con gran cariño en el occidente de México.

La escultura de pasta de caña de maíz mide no más de 30 centímetros, los detalles de su cara asimilan a una mujer con rasgos españoles y su mirada es fija hacia el frente. Se le colocan hermosos vestidos, una cabellera postiza, aretes, anillos, una aureola con doce estrellas, una luna plateada a sus pies y una hermosa corona que le fue colocada en el año 2000 renovando el titulo de soberana de Ocotlán.

 

El 1ro de Julio de 1949 fue coronada la antiquísima imagen como Nuestra Señora de Ocotlán, por manos del Sr. Cardenal D. José Garibi Rivera. En los años 80’s la capilla, también conocida como La Purísima fue cerrada al culto por no ofrecer seguridad en la construcción y la imagen fue trasladada por algunos años a los pies de la imagen del Señor de la Misericordia; en 1984 un sujeto subió al retablo y atentó contra la venerada imagen de la Virgen de Ocotlán lanzándola hasta el suelo en donde quedó destruida y por providencia de Dios su rostro y manos no sufrieron daño. Fue restaurada por especialistas del Instituto nacional de Antropología e Historia (INAH).

 

A finales de los años 90’s inicio el proceso de restauración de la Capilla de La Purísima, siendo el 15 de agosto de 2001 cuando fue consagrado y bendecido nuevamente el templo titulándolo como “Capilla de Nuestra Señora de Ocotlán, La Purísima” en una solemne celebración presidida por el Sr. Cardenal D. Juan Sandoval Iñiguez.

 

En esta ocasión Nuestra Señora de Ocotlán se vestirá de gala al serle colocado un vestido que hace alusión a Nuestra Señora de Fátima en la celebración de los 100 años de sus apariciones. El quincenario en su honor se realiza del 1ro al 15 de agosto en la Capilla de La Purísima con Rosarios y Misas todos los días; el 14 de agosto se celebra la Dormición de la Virgen, en donde la imagen es bajada y amortajada entre flores dando a entender su tránsito antes de su asunción a los cielos. El 15 de agosto es la fiesta central con Misa solemne a las 12 y 19 horas.

 

 

Sistema Informativo del Prodigio de Ocotlán