capilla de nuestra señora de ocotlán, la purisíma.

Uno de los primeros templos del Estado de Jalisco.

 

Fue el 6 de marzo de 1530 cuando los españoles, encabezados por Nuño Beltrán de Guzmán, conquistaron Ocotlán. Los misioneros franciscanos quienes lo acompañaban, fueron los primeros evangelizadores. Iniciaron la construcción del templo de “La Pura y Limpia Concepción” y su Hospital, en donde se catequizaban a los indígenas para luego tornarlos de nuevo a su lugar de origen para que ellos mismos fuesen fermento de la fe cristiana en medio de su comunidad. Es de señalar que al Hospital de Ocotlán se traían indígenas de comunidades vecinas tales como Zapotlán, Xamay, Poncitlán, Zula, Ayotlán, Cuitzeo, entre otros. Ocotlán entonces era la cabecera de la evangelización.

                 

Los franciscanos atendían tanto la capilla como su hospital hasta 1576 cuando por orden del rey de España, Felipe II, la administración de la Villa de Santiago de Ocotlán pasó a manos de los agustinos. Ellos mejoraron las instalaciones tanto del Hospital como del convento y terminaron de construir la iglesia parroquial dedicada a Santiago Apóstol. Se hablaba de haber sido dedicada a San Nicolas Tolentino pero en ningún libro parroquial aparece tal registro.

 

El templo de la Purísima esta construido a base de cal y canto, y piedra volcánica. Tiene cuatro bóvedas, en una de ellas las imágenes esculpidas de los primeros evangelizadores. Cuenta con su coro sobre la entrada principal, piso de madera de mezquite y posee un hermoso retablo de madera bañado en hoja de oro con ocho peañas en donde se veneran las esculturas policromadas de la Virgen de Guadalupe, Santiago Apostól, San Juan, San Francisco de Asís, Virgen de los Dolores, San Antonio de Padua, San Pablo, San José y en la parte inferior central la imagen de la Virgen de Ocotlán.

 

En el altar están depositadas las reliquias de San Cristobal Magallanes, Robles y Adame, mártires mexicanos. 

 

La imagen Purísima o Nuestra Señora de Ocotllán  

 

Fray Juan de Padilla, Fray Juan de Badillo, Fray Andrés de Córdoba, Fray Antonio de Segovia y Fray Miguel de Bolonia fueron quienes comenzaron la evangelización por estas tierras. Ellos legaron a Ocotlán una pequeña imagen de la Purísima Concepción, hecha de pasta de caña de maíz, y cuya fecha de fabricación es anterior a 1576 imagen que se venera en esta capilla. Nuestra Señora de Ocotlán, como también es llamada, fue coronada por el Arzobispo de Guadalajara D. José Garibi Rivera el 31 de julio de 1949. En agosto de 2000, el obispo auxiliar de Guadalajara, D. José Trinidad González,  colocó sobre las sienes de la imagen una corona imperial con la que se le renovaba el título de Reina y Madre de Ocotlán en el marco del  470 aniversario de la llegada de los españoles a estas tierras.

 




Visita 360° de La capilla